Avd. Juan de Austria, nº 4, 1º C - 28805 Alcalá de Henares

Centro de Psicología y Logopedia Escolar Juan de Austria (Alcalá de Henares)

Si mi hijo es muy nervioso. ¿Qué puedo hacer?

Si mi hijo es muy nervioso. ¿Qué puedo hacer?

Por on Ene 27, 2018 in Psicovit | 0 Comentarios

images

Si mi hijo es muy nervioso. ¿Qué puedo hacer?

Si tu hijo no para un momento, es inagotable, tiene un nivel de actividad que no le deja estar tranquilo, es por su temperamento, el temperamento se trae de nacimiento.

Se nace con un temperamento más tranquilo o más inquieto.

Cómo actuar con un niño muy activo

  • Si tu hijo es de los que no paran, dale muchas oportunidades de moverse.
  • Proporciónale espacio, tanto dentro como fuera de casa, intenta reducir las situaciones que le obliguen a estar mucho tiempo quieto, aunque a medida que madure irá logrando un mayor autocontrol.
  • Aunque sea difícil de llevar esa actividad y energía que tiene nuestro hijo tendrá sus ventajas cuando crezca.
  • Suelen tener una gran intensidad de reacción, que es la energía con la que un niño expresa sus emociones.

Qué hacer cuando tu hijo te contesta mal

1.- Nos mantendremos al margen y no corresponderemos con enfado al enfado de nuestros hijos. No debemos ponernos a su altura.
2.- Le recordaremos que nuestra obligación es educarle y preocuparnos por él y que ese comportamiento no es el apropiado.
3.- Le explicaremos lo que esperamos de él: “Puedes decir que estás enfadado sin necesidad de contestar así”.
4.- Le daremos un tiempo para pensar.

5.- Estableceremos unas normas básicas para solucionar el problema de las malas contestaciones: “Ahora hablemos de lo que ha sucedido hace un rato. ¿Qué se te ocurre para que no vuelva a pasar?”

Consejos para padres de niños rebeldes

1) Cuando nuestro hijo nos pida las cosas de malos modos, no debemos escucharle, atenderle, hasta que lo diga correctamente.

2) Si nosotros le contestamos mal cuando no responde a nuestras expectativas, lo más probable es que nuestro hijo termine por hacer lo mismo por pura imitación.
3) Una buena forma de erradicar las contestaciones desagradables, especialmente si se prolongan durante un tiempo, es elogiar la conducta contraria y alabar a nuestro hijo cada vez que se comporta de una forma agradable y correcta.

¿Cómo manejar las malas contestaciones?

Tener claro que no es algo personal contra nosotros para que no afecte a nuestra autoestima y evitar así que nos puedan hacer sentir mal. Las malas contestaciones van dirigidas hacia nosotros como figura paterna o representantes de la autoridad familiar.

  • Lo más conveniente es no entrar en una lucha directa. Evitar contestaciones del tipo: ¿qué has dicho? o “mírame a la cara” y “repítemelo si te atraves”… Aquí nos estamos poniendo a su altura. Nos sentimos heridos o infravalorados como padres y les estamos haciendo ver que pueden con nosotros.
  • Cuando oímos una mala contestación lo que se puede hacer es en este orden: respirar hondo, contar hasta cinco y tratar de averiguar qué hay debajo de ese enfado que nos lanzan hacia nosotros.

 

  • Es muy importante que la pareja este unida y estén de acuerdo con las normas que ponen a su hijo.

 

Dejanos tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *