Avd. Juan de Austria, nº 4, 1º C - 28805 Alcalá de Henares

Centro de Psicología y Logopedia Escolar Juan de Austria (Alcalá de Henares)

Cómo decir NO sin ofender

Por on Nov 4, 2017 in Psicovit | 0 Comentarios

soap-bubbles-2023521_640

Cómo decir NO sin ofender.

Es importante decir “no” cuando queremos decir “no”.

Muchos de nosotros nos comprometemos con temas o situaciones que en realidad no deseamos llevar a cabo. Nos gustaría decir que no, pero nos es imposible cuando llega el momento de ejercer este derecho.

Algunas personas por miedo a defraudar al otro, dejan de pensar en sí mismos y cumplen las expectativas de los demás. Sufren cada vez que se han de negar a algo.

Temen no ser valorados, queridos y tenidos en cuenta, por eso muestran una constante disponibilidad a todo, se hacen dependientes de la imagen que proyectan de “disponibilidad” y “bondad”.

Esa dependencia, disminuye nuestra autoestima y la posibilidad de tener unas relaciones personales saludables y equilibradas creando relaciones de interdependencia con los demás.

En nuestra cultura no hemos aprendido a pedir o priorizar aquello que deseamos, nos han enseñado  a tener una actitud pasiva que nos lleva a aceptar casi cualquier cosa que nos pidan o sugieran sin importar si estamos o no de acuerdo. Creemos que si nos negamos seremos considerados malas personas.

Conectar con nuestras necesidades, atender a lo que queremos y necesitamos, priorizar el cómo estamos en cada momento y situación, nos obliga a saber decir “no”.

Al decir “no” nos mostrarnos al mundo tal como somos.

Digamos “no” cuando queremos decir “no”

  • No nos sintamos culpables por decir “no”.
  • Dar prioridad a nuestras necesidades, opiniones y deseos no es una manifestación de egoísmo, sino de responsabilidad, autoestima y madurez.
  • Debemos decir “no” cuando lo consideramos justo o necesario. Comprobemos que nuestras negativas, no afectan a nuestras relaciones con los demás, sino que plasman un compromiso de sinceridad, respeto (por los demás y por nosotros mismos), responsabilidad y autenticidad.
  • La confianza se fortalece, cuando el diálogo y la interacción no se sustentan en falsos sentimientos y condescendencias.
  • Si ejercemos nuestro derecho a decir “no”, podremos pensar que los demás hacen lo mismo, y asentaremos una comunicación más sincera y fiable.

 

 

Dejanos tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *