Avd. Juan de Austria, nº 4, 1º C - 28805 Alcalá de Henares

Centro de Psicología y Logopedia Escolar Juan de Austria (Alcalá de Henares)

Aprender a controlar la ira

Aprender a controlar la ira

Por on May 29, 2017 in Psicovit | 0 Comentarios

stockvault-defensing-business-man127743

Aprender a controlar la ira

La ira ayuda a nuestra supervivencia, facilita las conductas de defensa-ataque, nos da energía y nos activa, facilita la regulación de la interacción social.

Enfadarse es normal y necesario, pero cuando la ira es desproporcionada o demasiado frecuente, pueden aparecer problemas.

Las personas reaccionamos de manera distinta ante el conflicto, depende de nuestra personalidad, educación, cultura que lo hagamos de una manera u otra.

¿Por qué sentimos ira?

Las emociones están muy ligadas a nuestra manera de pensar, una situación puede ser “vivida” de forma muy diferente en función de la persona. Puede surgir por:

. Situaciones que nos frustran.

. Situaciones aversivas

Las experiencias desagradables favorecen la emoción de ira facilitando la expresión de conductas agresivas. Las personas con problemas para controlar la ira suelen tener dificultades en sus relaciones o problemas laborales como consecuencia de su comportamiento. Pueden tener también hipertensión y no es raro que tengan problemas para dormir y dolor físico, como dolores musculares y de espalda.

Por eso es tan importante que además de experimentarla, aprendamos a controlar la ira y saber cómo expresarla.

Consejos para controlar la ira

  • Analiza qué situaciones te provocan ira, para poder estar alerta y controlarla.
  • Identifica los pensamientos, sentimientos y manifestaciones que experimentas previos a la explosión de ira, auto-obsérvate, para poder controlar estos impulsos.
  • Busca  posibles soluciones, siempre en positivo. Practica la expresión de sentimientos y pensamientos.
  • Identifica el motivo y si puedes aléjate de la situación para poder pensar con claridad. Respira profundamente para tranquilizarte.
  • Céntrate en el ahora. No airees hechos pasados.
  • Piensa si tu enfado es adecuado. Para ello puedes hacerte preguntas como: ¿estoy exagerando?, ¿en otro momento reaccionaría así? ¿estoy siendo justo?
  • No se puede tener todo bajo control, no intentes que todo salga como tú quieres.
  • Acepta la libertad de los demás de comportarse como deseen siempre que sean respetuosos.
  • Cuidado con la interpretación que haces de los pensamientos de los demás.

 

No temas a la ira, es una emoción sana y natural, lo importante es que seas tú quien la maneje y no ella a ti. Aprende a controlar la ira.

 

Dejanos tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *